Maxi Lauz, el arquero que pasó de manejar un Uber a entrenarse con la Selección de Uruguay

El arquero de 25 años se encuentra sin club y maneja un Uber para poder subsistir. Esta semana reforzó a la Selección de Tabárez durante los entrenamientos. No te pierdas su historia a continuación.

360915
False

Vicisitudes de la vida, falta de oportunidades y un hijo a sus 20 años cambiaron la vida de Maxi Lauz, arquero de profesión que llegó a formar parte de seleccionados juveniles y de la filial del Rayo Vallecano español a sus 20 años, justo antes de que las cosas tomaran otro rumbo.

Enfocado en sacar adelante a su hijo y familia, Lauz pasó por algunos clubes de Uruguay hasta quedar libre recientemente y entrenarse con la Mutual de futbolistas al mismo tiempo que maneja un Uber para poder vivir de algo.

En este contexto, esta semana fue especial para Lauz, luego de que Juan Obelar, entrenador de arqueros de la gremial en donde se entrena, lo llamara y le dijera: "¿Podés ir a entrenar mañana con la selección que necesitan un golero?".

Sin poder creerlo, Lauz aceptó y entre un colectivo y el transporte de un amigo llegó al complejo en donde se sumó a Fernando Muslera, Martín Silva y Martín Campaña como uno más del seleccionado uruguayo.

"Me acuerdo de cada detalle. Me recibió el jefe de seguridad y me llevó a un vestuario particular donde me dieron ropa y me cambié. Yo ya conocía el Complejo porque había estado en una preselección Sub 20 con Verzeri. Y me fui para la cancha", confiesa Lauz en dialogo con el diario local Referí esta semana.

Tras atajar para los titulares, con José María Giménez y Sebastián Coates como su línea de centrales, Lauz volvió al día siguiente y compartió momentos inolvidables con figuras de la talla de Luis Suárez, Matías Vecino y Edinson Cavani.

"Me invitaron a almorzar pero no me pude quedar porque se me hacía muy tarde. Hago Uber. Tenía que ir a buscar a mi nene de 5 años a la escuela y no podía quedarme a comer. Soy del Cerro y de ahí se me hace lejos", contó Maxi notoriamente emocionado, a lo que después agregó: "Estoy sin equipo y no me queda otra que salir a manejar un Uber porque hay que sacar a la familia adelante. Hay que salir a trabajar. Por suerte cuando estuve en Torque me ayudaron y me pude comprar un auto, entonces entreno de mañana y de tarde salgo a manejar".

Lauz volvió a sentir la adrenalina que corrió por sus venas la primera vez que pisó una cancha, siendo un niño todavía, y después tuvo que volver a la realidad. Nada sencilla, pero con una nueva luz de esperanza  hasta volver a atajar en algún club próximamente.

Lea más en Marketing Registrado

Deja tu comentario